LOS PRIVILEGIOS DE LA IGLESIA CATÓLICA

[J. Mario Vázquez Carballo]

Escucho y contemplo con cierto dolor y estupor, cómo desde algunos sectores sociales, se afirma con rotundidad que la Iglesia dispone de privilegios fiscales y de importantes ayudas del Estado retraídas de los impuestos de los ciudadanos. Incluso he leído, en algunos medios y en las redes sociales, invenciones tan exageradas como que los sacerdotes y religiosos no cotizan a Hacienda.

Conviene recordar, en honor a la verdad, algunas cuestiones. En primer lugar, los miembros de las distintas religiones, los cristianos, nosotros los católicos, que somos mayoría en España, también somos ciudadanos. Recordar esto parece absurdo, pero no es tan obvio para muchos.

En segundo lugar, la Iglesia, como Institución pública, con una presencia significativa en España y en todo el mundo, ha establecido Acuerdos, en diversas formas, con la gran mayoría de los Estados. A este respecto, los Acuerdos firmados en el año 1979 con el Estado Español y la Santa Sede, incluían la exención de impuestos respecto a algunos bienes, a saber, templos y dependencias destinadas a la pastoral (recuérdese que en algunos pueblos los únicos lugares de reunión están en las parroquias), las residencias para sacerdotes y religiosos y el seminario. Los demás bienes, por tanto, pagan el IBI. Estas exenciones se concedieron por el Estado en los mismos términos a todas las confesiones religiosas que tienen convenio de colaboración.

Por otra parte, la ley de mecenazgo de 2002 cambió el régimen fiscal del IBI del sector no lucrativo. Desde su entrada en vigor y hasta hoy, todas las entidades incluidas en la ley (asociaciones de utilidad pública, fundaciones, ONG´S dedicadas al desarrollo, federaciones deportivas y confesiones religiosas) tienen los mismos beneficios fiscales en materia de IBI. ¿Privilegios? Claramente no.

Y finalmente, el mal llamado “impuesto religioso” no es tal, sino una “asignación tributaria”. Resulta curioso que algunos no puedan o no quieran comprender lo que esto es, en España y en otros países de Europa. No es un impuesto, porque el contribuyente no paga más ni menos; simplemente se le da la opción de poner una X en la casilla correspondiente, y de determinar así con libertad el uso de ese pequeño 0,7% de su IRPF. Incluso se puede poner en ambas casillas, para las ONG´S y para la Iglesia Católica.

¿Y por qué esta asignación? Por el significado que la Iglesia tiene para la vida de la sociedad y de muchos ciudadanos. En efecto, la Iglesia ahorra al Estado un montón de dinero y además es la segunda gran empresa a nivel nacional (por tanto, creadora de puestos de trabajo) después del Estado. Lo que sucede es que para quien no quiere entender difícil es ayudarle a comprender. Además, como muy bien dice la campaña publicitaria de este año, la peculiar labor de la Iglesia hace que detrás de cada X haya una historia, que esta letra tenga alma, corazón y vida. Es la vida y la historia de cada una de las personas que reciben la sencilla y silenciosa, pero inmensa ayuda de la Iglesia Católica, a través de todas sus parroquias e instituciones. Solamente Cáritas española logró en el año 2014 empleo para 13.681 personas en situaciones muy precarias. Por eso, detrás de cada X, hay muchas historias de amor.

Así pues, ¿privilegios?, no, gracias. Sí, en cambio, solidaridad y compromiso con los más necesitados, y esfuerzo de los católicos por construir un mundo mejor y más habitable para todos.

Gracias a todos los que entendéis esto, “por tantos que necesitan tanto”.