Protocolo de prevención del contagio en los lugares de culto de la diócesis de Lugo

Tras haber decretado el 14 de marzo pasado el ‘estado de alarma’, para evitar la expansión del covid-19, el Gobierno de España ha anunciado ahora el levantamiento paulatino de las medidas restrictivas.

Dada la grave responsabilidad que supone prevenir el contagio de la enfermedad, recordamos a todos la necesidad de seguir las normas dictadas a este respecto por nuestras autoridades legítimas.

Y establecemos las siguientes disposiciones para la celebración del culto público en nuestras parroquias, encomendándolas a la prudencia de los sacerdotes responsables y de los miembros de sus comunidades.

I. Disposiciones de carácter general

1. Sigue vigente la dispensa del precepto dominical, concedida el pasado 13 de marzo. Se recomienda a las personas que presenten síntomas o sean población de riesgo que sigan absteniéndose de acudir al templo.

2. De manera semejante, los sacerdotes pertenecientes al grupo de riesgo están eximidos de las obligaciones de celebración del culto público en sus parroquias.

3. Podrá congregarse al Pueblo de Dios para la celebración del culto público a partir del día 11 de mayo, inicio de la fase 1, respetando las siguientes condiciones:

3.1. Se garantizará que los espacios estén desinfectados conforme a las normas sanitarias antes de cada celebración.

3.2. Para la desinfección, utilícense productos que no dañen el mobiliario de las iglesias. El Ministerio de Cultura há recomendado recientemente el etanol, disuelto al 70%. En caso de utilizar otros productos, compruébese antes su ficha técnica.

3.3. Se ofrecerá a la entrada del templo gel hidroalcohólico o algún desinfectante similar para las manos.

4. En los horarios en que se ofrece acceso libre a los fieles para la oración, la puerta del templo deberá estar abierta. Los espacios afectados habrán de ser desinfectados antes de cada apertura.

5. Para determinar el aforo y la distancia de seguridad, se tomará como referencia lo indicado por las autoridades civiles para cada fase (hasta ahora 1/3 en la primera fase y 1/2 en la segunda).

6. Se pide que, en general, los fieles hagan uso de mascarilla en las iglesias.

7. Las pilas de agua bendita continuarán vacías.

8. Se recomienda a los fieles no tocar retablos, imágenes u outros objetos artísticos.

II. Disposiciones en torno a la celebración de la Santa Misa

1. Personas responsables se ocuparán de:

1.1. La entrada ordenada de los fieles en el templo, respetando la distancia de seguridad.

1.2. El cierre de la puerta de entrada, al completar el aforo permitido.

1.3. La distribución de los fieles en el templo.

1.4. El orden a la hora de comulgar.

1.5. La apertura de la puerta al terminar la celebración y la salida ordenada de los fieles respetando la distancia de seguridad.

2. Las puertas de las iglesias se mantendrán abiertas a la entrada y salida de las celebraciones.

3. Se evitarán los coros en las celebraciones; se recomienda mantener un solo cantor o algunas voces individuales y algún instrumento.

No se distribuirán hojas de cantos, pliegos con las lecturas o cualquier otro objeto de papel.

4. No se pasará la cesta de la colecta, sino que se advertirá a los fieles de su colocación en un lugar determinado y fácilmente accesible.

5. El cáliz, la patena y los copones estarán cubiertos con la “palia” durante la plegaria eucarística. Se mantendrán por separado la forma que sumirá el sacerdote y las formas para la comunión de los fieles.

6. El sacerdote celebrante desinfectará sus manos al empezar el canon de la misa y, junto con los demás ministros de la comunión, antes de distribuirla.

7. Se mantiene la indicación de evitar dar la mano y otras formas de contacto físico en el rito de la paz. Se recuerda que, según lo previsto en las normas, es posible prescindir de este rito en las actuales circunstancias.

8. El diálogo individual de la comunión (“El Cuerpo de Cristo”. “Amén”), será sustituido por la oración que hará públicamente el sacerdote antes de comulgar (”El Cuerpo de Cristo nos guarde para la vida eterna”) a lo que el pueblo responderá en voz alta (“Amén”). La Eucaristía se distribuirá luego en silencio.

III. Disposiciones relativas a otras celebraciones sacramentales

1. La celebración del Sacramento de la reconciliación y los momentos de escucha de los fieles: además de las medidas generales, se ha de escoger un espacio que permita mantener la distancia social asegurando la confidencialidad. Tanto el fiel como el confesor deberán llevar mascarilla. Al acabar, se aconseja reiterar la higiene de manos y la limpieza de las superficies.

2. Bautismo: Rito breve. En las unciones se puede utilizar un algodón o bastoncillo de un solo uso, incinerándose al terminar la celebración.

3. Matrimonio: Los anillos, arras, etc., deberán ser manipulados exclusivamente por los contrayentes. Manténganse la debida prudencia en la firma de los contrayentes y los testigos, así como en la entrega de la documentación correspondiente.

4. Unción de enfermos: Unción de enfermos: Rito breve. En la administración de los óleos puede utilizarse un algodón o bastoncillo como se ha indicado anteriormente. Los sacerdotes muy mayores o enfermos no deberían administrar este sacramento a personas que están infectadas por coronavirus. En todo caso, obsérvense las indicaciones de protección indicadas por las autoridades sanitarias correspondientes. En todo caso, obsérvense as indicacións de protección indicadas polas autoridades sanitarias correspondentes.

5. Exequias de difuntos: Los funerales y las exequias seguirán los mismos criterios de la misa dominical. Aunque sea difícil en esos momentos de dolor, conviene recordar la importancia de mantener la distancia de seguridad. Deberán cumplirse las limitaciones que establezcan las autoridades sanitarias en los velatorios y cementerios.

6. En la celebración de bautismos, primeras comuniones, bodas o funerales se recomienda al párroco acordar en diálogo con los interesados la organización del servicio de orden, así como el aforo y las oportunas medidas de precaución.

IV. Utilización de dependencias parroquiales para reunións ou sesións formativas

De acuerdo con las pautas indicadas en la “Previsión orientativa” del Ministerio de Sanidad:

1. En la primera fase, podrán tener lugar reuniones de menos de 30 personas, en espacios cerrados en los que no se supere 1/3 del aforo, y respetando la distancia de seguridad y la utilización de mascarillas.

2. En la segunda fase, podrán tener lugar reuniones de menos de 50 personas, en espacios cerrados en los que no se supere 1/3 del aforo, y respetando la distancia de seguridad y la utilización de mascarillas.

3. En la tercera fase, podrán tener lugar reuniones de menos de 80 personas, en espacios cerrados en los que no se supere 1/3 del aforo, y respetando la distancia de seguridad y la utilización de mascarillas.

Todas estas medidas comezarán a aplicarse a partir del día 11 de mayo, coincidiendo con el inicio de la Fase 1. Serán revisadas puntualmente según la normativa emanada por las autoridades competentes.

Lugo, Ciudad del Sacramento, a 6 de mayo de 2020