Monseñor Rouco Varela recibe en Lugo a 2.000 jóvenes madrileños

Misa en la Plaza de Santa María 

[RAMUDO] El cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ofició esta tarde ante más de 1.500 personas una misa en la Praza de Santa María, en pleno centro del casco histórico de la ciudad de Lugo. El prelado, que viaja acompañado por el obispo auxiliar Fidel Herráez, dio así la bienvenida a Galicia a los participantes en la peregrinación a Santiago de Compostela organizada por la Delegación Episcopal de Infancia y Juventud de la diócesis madrileña, en la que participan unos 2.000 jóvenes. En la homilía, recordó que los caminantes llegarán al “lugar en el que se guardan los restos del primer evangelizador de España”, después de recorrer decenas de kilómetros, “físicamente cansados, psicológicamente gozosos y espiritualmente nuevos”.

Decir que va a ser fácil, sería engañar. La peregrinación es peregrinación. Hay que caminar, kilómetros y kilómetros, día a día, hasta llegar a Santiago de Compostela, pero tiene un gran sentido, porque se llega al lugar en el que se guarda la memoria de un Apostól. Más aún, las reliquias de un Apostól”, recordó el cardenal.  

 Con respecto a aquellos que “todavía dudan” de la autenticidad de las requilias del Apóstol, Rouco Varela, que fue obispo auxiliar y arzobispo de Compostela, dijo que él no tiene ninguna duda” de que “el arca de plata que hay bajo el altar mayor de la catedral guarda los restos de Santiago el Mayor”. De hecho, subrayó que hay “muchísimas razones”, incluso de “historia científica”, que “avalan la verdad de la tradición”. 

 El viaje de la delegación diocesana, que se desplazó a Galicia en autobús, comenzó hoy mismo en la madrileña Plaza de San Juan de la Cruz. Después de hacer parada en la capital lucense, los jóvenes que forman parte de esta peregrinación serán trasladados a las localidades asturianas de Navia y Luarca, para iniciar en dos grupos diferentes el recorrido a pié  por el Camino Norte, que pasa por los municipios lucenses de Ribadeo, Lourenzá, Mondoñedo, Abadín y Vilalba.  

 La peregrinación fue organizada por la Delegación Episcopal de Infancia y Juventud del Arzobispado de Madrid y está formada por más de dos millares de jóvenes, mayores de 15 años, que proceden de distintas parroquias, colegios, congregaciones religiosas y movimientos sociales vinculados a la Iglesia.  

 Está previsto que los jóvenes madrileños lleguen en dos tandas los próximos 5 y 6 de agosto a Santiago de Compostela, para visitar la tumba del Apóstol. En la capital gallega participarán, hasta el día 8 del mismo mes, en los actos organizados con motivo de la Peregrinación Europea de Jóvenes -en la que habrá conciertos, talleres, catequesis, mesas redondas o representaciones teatrales, entre otras actividades-. 

 El lema de esta peregrinación es “Firmes en la fe, peregrinamos al encuentro del Señor”. Se trata, en realidad, del comienzo de la preparación para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud, convocada por el Papa, que se celebrará en la Archidiócesis de Madrid entre el 6 y el 21 de agosto de 2011, con la presencia de Benedicto XVI. Con respecto a esa cita, Rouco Varela recordó que persigue “un bello objetivo, ganar las almas de los jóvenes para Cristo”.