Peregrinación diocesana a Lourdes

Pregrinación a Lourdes

    Más de 500 lucenses parcicipan entre los días 30 de junio y 5 de julio en una peregrinación al Santuario de Lourdes,  organizada por la Hospitalidad de Lourdes de la Diócesis de Lugo. Se trata de una peregrinación ya histórica, que cuenta cada vez con más gente que desea visitar este santuario mariano.

     El santuario francés de Lourdes, al suroeste de Francia celebra el 150º aniversario de la aparición de la Virgen María a Bernadette Soubirous. Para conmemorar la primera aparición de la Virgen, el 11 de febrero de 1858, el obispo de Tarbes y Lourdes, monseñor Jacques Perrier, celebró una misa al aire libre en presencia de 800 sacerdotes y 29 obispos.

     El momento más importante de este año jubilar será la visita del Papa al santuario del 13 al 15 de septiembre. Benedicto XVI garantizó desde el Vaticano que rezará por los peregrinos que se darán cita mañana en Lourdes, fecha en que también se celebra el Día mundial de los enfermos. Desde el balcón de la plaza de San Pedro de Roma, el Papa aprovechó el rezo del Ángelus para resaltar que el aniversario de las apariciones coincide este año con el inicio de la Cuaresma, ocasión para «poner en manos de la Virgen a los enfermos y a aquellos que les cuidan con amor».

«El mensaje que la Virgen sigue transmitiendo desde Lourdes recuerda las palabras que Jesús pronunció al inicio de su misión: 'Convertíos y creed en el Evangelio'», afirmó Benedicto XVI. Los peregrinos llegan a Lourdes de todos los rincones del planeta pero para este aniversario, la mayoría son italianos y llegan a 15.000, según fuentes del santuario.

 

Peregrinación Diocesana a Lourdes 2008

 

 «Para este jubileo, hemos creado una ruta con cuatro etapas: la iglesia parroquial donde Bernadette fue bautizada, el antiguo calabozo donde residía la familia de la joven, la gruta de las apariciones y la capilla en la que hizo la primera comunión», explicó monseñor Perrier. Bernardette Soubirous tenía tan sólo 14 años cuando, según la Iglesia, vio a la Virgen María por primera vez en la gruta de Massabielle, mientras recogía leña. En los días posteriores, la «bellísima mujer resplandeciente» volvió a aparecérsele, le habló y poco a poco la noticia se extendió, comenzaron las curaciones milagrosas y el lugar se fue llenando de fieles. En este momento, la Iglesia católica reconoce casi 70 curaciones milagrosas de peregrinos enfermos que rezaron en este santuario. Lourdes recibe anualmente a unos seis millones de devotos. Siglo y medio después de las apariciones, el retrato de Bernadette llena las calles y las tiendas religiosas de esta ciudad francesa de 15.000 habitantes.