Día del Seminario 2014: «La alegría de anunciar el evangelio»

Día del Seminario 2014 Lugo 

El domingo 16 de marzo se celebra el Día del Seminario, que tradicionalmente se vincula a la fiesta de San José o en un domingo próximo si, como este año, la solemnidad de San José, el patrón de los Seminarios, coincide en día laboral. Este año en España la Conferencia Episcopal ha propuesto que el Día del Seminario del 2014 se desarrolle con el lema (y cartel que aparece en las estampas): “la alegría de anunciar el evangelio”, en sintonía con la Exhortación del Papa Francisco Evangelii gaudium, invitando a todos, especialmente a los jóvenes, a considerar el sacerdocio como un camino gozoso de entrega al anuncio del evangelio en nuestro tiempo.

Sin olvidar este lema, la diócesis de Lugo quiere concretar la campaña del 2014 en el Seminario Diocesano, y muy especialmente en el Seminario Menor. Para ello la campaña conjuga cuatro verbos: conocer, rezar, ayudar, venir.

 

 1. Conocer… la historia del Seminario Diocesano de Lugo y su presente

La diócesis de Lugo cuenta con Seminario desde el año 1593. El de Lugo es el decimosexto Seminario erigido en España al amparo de los decretos del Concilio de Trento. Se proyecta su fundación en 1568 y se termina en 1599. Su primera ubicación es actualmente convento franciscano, en la plaza Mayor de la ciudad. En 1888, dan comienzo las obras de un nuevo edificio que albergará la sede del Seminario. Este edificio, que se concluye en el mes de julio de 1893, es el que actualmente se ubica en la calle Anxo López Pérez. Ha servido como centro de formación sacerdotal y forja humana para miles de jóvenes, y se ha restaurado recientemente.

El Seminario Menor y el Mayor compartieron espacio y edificio hasta el año 1929. En esta fecha, siguiendo las recomendaciones de la Santa Sede sobre la creación de Seminario Menores, en ese año de 1929 se adquiere un edificio, enfrente del ya existente, y se amplía con otra nueva construcción. En este nuevo complejo se instala el Seminario Menor con capacidad para ciento ochenta seminaristas menores. Hoy este edificio alberga dependencias administrativas del Ayuntamiento de la ciudad y el Seminario Menor se ubica en un edificio adosado al Seminario Mayor, una construcción nueva, moderna y práctica con todas las instalaciones necesarias para un centro educativo y para las peculiaridades de un Seminario.

Decir Seminario es, sobre todo, evocar personas. Miles de alumnos forman el patrimonio humano de esta institución. Frutos entre los que podemos destacar un ex seminarista que ocupa un lugar en el santoral católico, San José María de Suegos, mártir del Vietnam. O un Rector, D. Francisco Tarín, mártir en Valencia durante la guerra civil (en proceso de beatificación). Dos obispos: uno, seminarista y luego franciscano, obispo de Lugo, Fray Plácido Rey Lemos; obispo auxiliar de Santiago de Compostela el otro, D. Miguel Novoa Fuentes. Fecundidad manifestada también en casi 2000 sacerdotes, ordenados entre los años 1900 y el 2010. Y alumnos del ayer lejano o del hoy cercano, cuyo número sobrepasa, sólo en un siglo, los 7500, que se formaron humana, intelectual y cristianamente en sus aulas. Múltiples generaciones que aquí han crecido como personas, cristianos y sacerdotes.

Además de los Seminarios Menor y Mayor, el Seminario Diocesano es actualmente la sede del Instituto Teológico Lucense, de la Extensión a distancia del Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Dámaso y de la Extensión del Instituto Internacional de Teología a Distancia. Parte de sus dependencias sirve, así mismo, de residencia para algunos sacerdotes de la diócesis, y en su planta baja está accesible al público la Biblioteca del Seminario Diocesano, con un fondo antiguo de gran valor y unos 90.000 volúmenes.

 

2. Conocer… el Seminario Menor, hoy

Actualmente, no obstante los cambios y las transformaciones sociales y demográficas, el Seminario Diocesano continúa su andadura en su doble realidad de Menor y Mayor. El Seminario Menor se propone a toda la diócesis, a sus familias y comunidades, como un lugar educativo pensado para que los chicos que en la infancia o la adolescencia sienten la llamada al sacerdocio puedan crecer y madurar. Y para que otros muchos, que desean una educación cristiana integral, puedan recibirla con este específico sentido vocacional. Son su notas identificativas el ser una comunidad cristiana-vocacional, un internado, un centro privado de estudios (donde es posible cursar ESO y BAC) y una realidad que existe orientada hacia el Seminario Mayor.

Las apuestas del Seminario Menor van en la línea de seguir ofreciendo una formación académica de calidad (9 profesores y profesoras, 9 sacerdotes, y varios colaboradores y trabajadores conforman su equipo docente y administrativo), una propuesta clara de la vida cristiana-eclesial-vocacional (el Seminario es un centro educativo pero es, ante todo y sobre todo, una realidad de la vida de la Iglesia dentro de la diócesis), y un acompañamiento personal específico, que hacen posible los formadores-tutores que acompañan a los seminaristas.

El Seminario Menor cuenta este curso con 41 alumnos, de los cuales 32 son internos (residentes las 24 h.) y 9 mediopensionistas (están en el Seminario desde las 08:45 h. a las 19.30 h.), distribuidos en los cuatro cursos de la ESO y en los dos cursos de BAC. Un Rector, tres sacerdotes a tiempo completo y otros dos más con dedicación de dos días semanales configuran, junto al resto de profesores y personal, el equipo humano que atiende a los seminaristas. Un edificio completamente nuevo, con numerosas aulas, varios laboratorios, aulas-taller, pabellón polideportivo, patio exterior, cocina y comedores, capillas, salones de estudio, amplia biblioteca y 60 habitaciones individuales con baño, cobija en su seno a esta comunidad educativa. Desde esta realidad presente, el Seminario Menor afronta el reto de seguir proponiéndose como una opción de gran interés y como un recurso educativo diocesano de primer orden, dándose a conocer cada vez más y favoreciendo, así mismo la colaboración diocesana con sus necesidades (potenciando la tradición de becas y ayudas particulares o parroquiales para los seminaristas con dificultades).

La campaña del Día del Seminario se inscribe así como el primer paso de la campaña de comunicación que el Seminario Diocesano quiere iniciar en vistas al próximo curso académico 2014-2015. Se está actualizando el portal web, se han creado perfiles en las redes sociales y próximamente se difundirá un vídeo promocional. Más adelante se organizará un día encuentro – jornada de “puertas abiertas” para las familias y los jóvenes de las parroquias de la diócesis, motivados vocacionalmente o interesados en conocer el Seminario.

 

3. Conocer… El Seminario Mayor, hoy

El Seminario Menor existe, en último término, como un camino hacia el Seminario Mayor. Este curso 2013-2014 son 6 los seminaristas que cursan Estudios Eclesiásticos, a quienes acompaña en la formación el Rector y un Padre espiritual. Tres seminaristas han empezado este año el Mayor y, de ellos, dos proceden del Seminario Menor.

Durante los 6 años de formación en el Seminario Mayor los seminaristas, junto a otros alumnos interesados en esta formación teológica, realizan la licenciatura en Estudios Eclesiásticos en el Instituto Teológico Lucense (centro teológico afiliado a la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca, y que hacen posible los 23 profesores, 22 sacerdotes diocesanos y un laico, entre los cuales se cuentan 3 doctores en teología dogmática, 1 doctor en teología bíblica, 1 doctor en filología clásica trilingüe y 18 licenciados en las distintas áreas de la filosofía, la teología y el derecho canónico). Al final de los Estudios Eclesiásticos todos los alumnos obtienen el título de Bachiller en Teología, con reconocimiento civil de Grado.

Además del estudio, la convivencia diaria, la formación humana y espiritual, y las progresivas experiencias pastorales van preparando a los candidatos al sacerdocio para el futuro ministerio que por la ordenación sacerdotal les será conferido. El curso pasado la diócesis ordenó a dos sacerdotes, en febrero del 2013. El pasado diciembre uno de los actuales seminaristas recibió los ministerios del lectorado y acolitado, como primer paso solemne en el camino sacerdotal.

 

4. Conocer… para ayudar, rezar y venir

Conocer esta realidad del Seminario Diocesano, Menor y Mayor, es, pues, un objetivo fundamental de la Campaña del Día del Seminario. Para ello, el próximo domingo 16 los seminaristas se harán presentes en diversas parroquias de la ciudad con sus formadores, con el objetivo de hacer visible esta realidad y sensibilizar a las comunidades en las otras tres palabras clave de la Campaña: ayudar (con la colecta que se realiza en este día en todas las parroquias, y con cualquier otra colaboración diocesana que pueda ser enriquecedora), rezar (de modo que la intención de oración por el Seminario y las vocaciones sacerdotales esté presente en la vida de las comunidades cristianas en todo momento) y venir (invitando a las familias a acercarse a esta oferta educativa que puede ser de interés para sus hijos, y a todos los que puedan estar interesados en el Seminario Mayor o en la vocación sacerdotal).