Conferencia: «El desafío educativo: Desde dónde partir»

 Conferencia

Conferencia de Juan Ramón de la Serna – Salón de actos Diputación

La conferencia del profesor Juan Ramón de la Serna se basó en cuatro puntos: 1. Situación de emergencia educativa; 2. Descripción de lo que está pasando; 3. La cuestión donde se debate – el Problema es el adulto; 4. De dónde partir o retroalimentar el proceso educativo con esperanza.

1. Se da la paradoja en el ámbito de la educación de que nunca ha habido tantos medios materiales y personales en la educación, tan pocos alumnos por clase y tanto fracaso educativo al mismo tiempo. La situación es grave. Por otro lado,  nunca ha habido tantos profesores frustrados. Es el primer sector en baja laboral por depresión. El problema no está, pues, en la falta de recursos económicos.

2. Qué está pasando. La crisis educativa es sobre todo una crisis de vida, no de gestión. La crisis no afecto sólo al aula, sino que el cansancio de los alumnos es una crisis fundamentalmente existencia. Esta crisis supone un desafío: Ante el fracaso cómo logramos suscitar el interés. Muchas veces se hace de modo erróneo: Sustituyéndolo por reglas. Pero ningún reglamento, moralismo, suscita interés en los alumnos. Por otra parte ponemos límites al interés para que estén más tranquilos. El primer deseo educativo es atender al corazón del hombre. Es necesario dar razones por la que estudiar. Si no hay razón no hay educación. Razón y libertad son premisas básicas de la educación.  Qué es capaz de mover lo más íntimo del hombre: El significado, el por qué hacer las cosas, el por qué estudiar. La vida despierta en el ser humano un interés apasionante. Todas las disciplinas educativas tienen que ver con el interés por la realidad. 

3. El problema es el adulto. Si no hay repuestas no somos capaces de reconocer el deseo. Entonces nos desilusionamos. Hablamos que “no tienen interés por nada”. ¿Qué ofrecer frente a esta apatía?.  Debemos preguntarnos quién es el alumno para el profesor. Los alumnos piden alguien se sepa apasionarse por lo que enseña y que les quiera. Mientras no atendamos al significado de las cosas no podremos enseñar. 

4. Desde dónde partir. La educación no consiste en explicar las cosas sino en ayudar, acompañar a entrar en la realidad. Debemos darles seguridad en lo que hacernos. La cuestión no es qué tengo que hacer sino quién soy yo. Las circunstancias no son un problema sino una posibilidad. Educar es decir a los jóvenes que el absurdo no es el sentido de la vida, sino que todo tiene una explicación. Educar quiere decir generar, en el sentido humano de comunicar para qué se vive. Los alumnos necesitan gente que les motive a vivir. Desde dónde partir: Partir de la realidad, no censurándola; seguir lo verdadero que uno tiene delante.

 

Conferencia
La conferencia fue seguida por un público que abarrotó el Salón de actos de la Ditupación