Jornada «24 horas con el Señor»

Con motivo del AÑO DE LA MISERICORDIA, el Papa Francisco ha expresado su deseo de que este momento fuerte de fe se promueva y sea vivido en las Diócesis este año de manera especial (MV, 17). Se trata de intensificar la oración a través de la adoración al Señor, presente en el Sacramento de la Eucaristía, y de fomentar la participación en el Sacramento de la Reconciliación. Esta iniciativa fue propuesta en su día por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, para promover en el mundo la apertura extraordinaria de las iglesias y favorecer la celebración del sacramento de la Reconciliación.

En nuestra Diócesis acogemos con solicitud esta iniciativa del Santo Padre y, aunque ya tenemos el privilegio y compromiso de la Adoración perpetua en nuestra Catedral, invitamos a incorporarse a estas 24 horas con el Señor al mayor número de comunidades, personas de vida consagrada, movimientos, delegaciones… con el fin de celebrar una gran jornada de oración y penitencia en este Año de la Misericordia.

Será una oportunidad única de ganar la Indulgencia jubilar, entrando en peregrinación por la Puerta de la Misericordia, adorando en el Santísimo Sacramento la presencia real de Cristo y pidiendo la intercesión de la Virgen de los Ojos Grandes.

PROCEDIMIENTO Y HORARIOS ESPECIALES

  1. Invitamos a todos los fieles que así lo deseen a venir a la Catedral, en la que el Santísimo permanece expuesto perpetuamente, como todos los días. Se podrá entrar a cualquier hora por la puerta que da a la sacristía, donde habrá personas dispuestas al servicio de acogida. También habrá sacerdotes para escuchar a los fieles en confesión el viernes (día 4) desde las 17h. (también durante la noche) y el sábado de 10h. a 13h. de la mañana. Por la tarde del sábado, a las 18h.30 tendremos una celebración penitencial. A las 20h. presidirá la Santa Misa el Sr. Obispo y se clausurará con ella la Jornada.

  1. En las comunidades que no puedan venir a la Catedral, y sea posible, organízense las 24 horas. En las que no sea posible, organícese alguna hora de adoración al Señor con exposición del Santísimo y facilíteseles a los fieles la posibilidad de participar en el Sacramento de la Penitencia y ser escuchados en confesión.

  1. Proponemos que las comunidades de la Ciudad de Lugo se unan a la Catedral o bien que se organice una adoración prolongada en la Parroquia y después se invite a los fieles a continuar en la Catedral. El Papa Francisco recomienda encarecidamente que los sacerdotes estén dispuestos a celebrar el sacramento de la Confesión y que los fieles se acerquen a celebrar la reconciliación.