Diócesis de Lugo

1. SITUACIÓN Y LÍMITES .

 La Diócesis de Lugo, en Galicia, limita, por el Norte, con la Diócesis de Mondoñedo; por el Sur, con la de Orense, por el Este, con las de Astorga y Oviedo; por el Oeste, con la de Compostela. Estos límites diocesanos, por el Este y Sur, coinciden con los de la provincia de Lugo.
 Sus puntos extremos se sitúan, por el Norte, en territorio de la parroquia de Logares, a cuarenta y tres grados, dieciocho minutos y veintidós segundos de latitud Norte; por el Sur, en términos de la parroquia de Enciñeira, lugar de confluencia del río Lázaro con el Bilbei, a cuarenta y dos grados y diecinueve minutos de latitud Este; por el Este, en el extremo más oriental de la parroquia de Rao, a tres grados, ocho minutos y quince segundos de longitud Oeste; y por el Oeste, la zona más occidental de la parroquia de Moalde, a cuatro grados, treinta y nueve minutos y cincuenta segundos de longitud Oeste del meridiano de Greenwich.

2. EXTENSIÓN SUPERFICIAL.

 Tiene en conjunto la Diócesis 7.780’38 kilómetros cuadrados (según los datos que figuran en el libro Parroquias y Arciprestazgos de Galicia, de Torres Luna y Pazo Labrador, publicado en 1994 por la Universidad Compostelana.). De dicho número corresponden:

A la provincia de Lugo, 6.609’75, que se identifican con el territorio perteneciente a los antiguos partidos judiciales de Becerreá, Chantada, Fonsagrada, Lugo, Monforte, Quiroga y Sarria, si bien hay que exceptuar:

  • En el de Fonsagrada, las parroquias de S. Esteban de Ribeira y Sta. Mª. Magdalena de Marentes, en los municipios de Navia de Suarna y Negueira de Muñiz respectivamente, que siguen perteneciendo a la Diócesis de Oviedo.
  • En el municipio de Lugo, las parroquias de San Andrés de Barredo y Santiago de Meda, en el municipio de Castroverde; las de Sta. Mª. Magdalena de Sobrada y S. Pedro de Taboi en el de Outeiro de Rei; y las de S. Andrés y S. Martín de Ferreiros, S. Bartolomé de Lea, y Santiago de Silva en Pol, todas las cuales pertenecen a la diócesis de Mondoñedo.

 Son, sin embargo, nuestras: las de Sta. Eulalia de Dumpín en Castro de Rei; San Vicente de Negradas y San Mamede de Pedrafita en el municipio de Guitiriz, partido judicial de Vilalba, que, por lo demás, pertenece de íntegro a Mondoñedo.

A la provincia de La Coruña, 312’14 km², que comprenden todas las parroquias de los ayuntamientos de Melide, Santiso y Toques, además de las de Boente, Castañeda, Figueroa, Maroxo, Rendal y Vilantime del término municipal de Arzúa.

A la provincia de pontevedra, los restantes 858’48 km² correspondientes al partido judicial de Lalín, al territorio de los municipios de Dozón, Golada, Lalín, Rodeiro y Silleda, menos Sta. Eulalia de Cira y S. Martín de Dornelas, de éste último (que ya son de Compostela), perteneciendo también a Lugo las parroquias de Fontao, San Pedro de Losón, Merza y Toiríz en el ayuntamiento de Vila de Cruces.

Resumiendo: En toda la provincia de La coruña se halla el arciprestazgo de Abeancos, en que se integran 56 parroquias; en la de Pontevedra, los arciprestazgos de Camba-Ventosa, Deza-Dozón, y Trasdeza, con 135 parroquias. Todos los demás arciprestazgos, en que se incluyen las restantes 947 de las 1.138 parroquias que integran la Diócesis, se enmarcan en la provincia de Lugo.

3. POBLACIÓN.

 A toda esta extensión territorial corresponde actualmente, según el censo de 1991 del Instituto Nacional de Estadística, el número de 305.248 habitantes. Pertenecen 249.238 a la provincia de Lugo; 42.198, a la de Pontevedra; y los 13.812 restantes a la de La Coruña.
 Su distribución respecto al suelo es muy irregular, dadas las características geográficas e históricas de la Región. En general se halla muy diseminada en una serie interminable de caseríos y aldehuelas (unos 7.240) de que consta la inmensa matoría de las parroquias, que exceptuadas las de la capital, ciudad de Monforte, villas de Lalín, Mellid, Chantada, Fonsagrada, Sarria, Becerreá, Friol, Palas de Rei, Monterroso y Quiroga, son de tipo rural, por ser esta Región eminentemente agrícola y ganadera.

4. OROGRAFÍA E HIDROGRAFÍA

 Consecuencia de que en la provincia de Lugo se hallen las últimas estribaciones del Pirineo Cantábrico es el que el suelo de nuestra Diócesis sea muy accidentado, principalmente en la zona más oriental, en donde se encuentran las cumbres más elevadas de Galicia.
 La Sierra de los Ancares alcanza su máxima altitud en el pico de Charcos (1.847 metros) del monte Cuerno Maldito, en términos de las parroquias de Donís y Cereixedo.
 También la Sierra del Faro, en la zona centro-meridional, se yergue con sus 1.177 metros sirviendo de marco divisorio entre las provincias de Lugo, Pontevedra y Orense.
 Aunque el Miño es el río de más importancia por su caudal (dentro de esta provincia se hicieron en él dos embalses, conocidos por los nombres de Belesar y Peares, acaso los mayores de España), y que prácticamente divide en dos grandes partes, de Norte a Sur, el territorio diocesano, deben mencionarse el Sil, Lor, Eo, Navia, Neira, Narla, Ferreira, Asma, Sardiñeira, Cabe, Deza, Arnego y Ulla.
 Las depresiones más bajas se hallan en las parroquias de Beigondo (223 metros) y Merza (173). La altitud media de las comarcas no montañosas oscila entre los 400 y 500.

5. CLIMA.

 Sin ser extremado es bastante duro, principalmente los inviernos en las zonas montañosas de Fonsagrada, Cervantes-Navia, Cebreiro y Courel. Los veranos son, por lo general, poco calurosos.